Desde Apuestas de Murcia continuamos con nuestro repaso a los deportistas murcianos más influyentes de todos los tiempos. En este caso no podíamos pasar por alto al que posiblemente haya logrado una mayor repercusión tanto a nivel nacional como internacional: El gran José Antonio Camacho.

Como todos los niños, su carrera futbolística comenzó en las calles y patios de Cieza. Pese a que a los 6 años se trasladó con su familia a Albacete, tras un tiempo trató de acceder a las categorías inferiores del Real Murcia. No obstante los técnicos del club pimentonero descartaron su incorporación porque a su juicio «tenía el pecho demasiado estrecho». Seguramente acabarían dándose cabezazos contra la pared al comprobar que habían dejado escapar a uno de los futbolistas con más garra y corazón que el fútbol patrio ha dado.

Es por esto que su capacidad futbolística comienza a destaparse en el Albacete Balonpié, donde comienza a alinearse como extremo izquierdo. Tras su gran actuación fue el Real Madrid quien apostó por el joven jugador. Y, cómo no, surge al mismo tiempo el interés del Barcelona. Sin embargo, Camacho decide aceptar la llamada del Real y a los pocos días viaja hasta la capital de España para realizar una prueba tras la cual cerró su fichaje por el Castilla en 1973. El murciano destacó en el filial, convirtiéndose en uno de los pilares del equipo. Antes de terminar la temporada 1973-74, dio el salto a la primera plantilla de la mano de Luis Molowny. Su bravura, incluso en los entrenamientos, le llevó a sufrir la peor lesión que puede golpear a un futbolista: la temible “triada”. Durante más de veinte meses Camacho padeció lo indecible para volver a calzarse las botas de fútbol, pero al final, a base de sacrificio volvió a los terrenos de juego donde le esperaban muchos días de gloria.

 

 

 

camacho-madrid

 

Tras casi 600 partidos oficiales con el Real Madrid y 81 con el combinado nacional, el de Cieza colgó las botas en 1989. Pero no abandonó el club. Camacho permaneció como entrenador en las categorías inferiores y fue segundo técnico en la etapa de Alfredo Di Stéfano y primero en 1998 y 2004.

Además de dirigir al Real Madrid, también ha estado a cargo de equipos como Rayo Vallecano, Sevilla, Benfica, Osasuna y Espanyol, donde especialmente se consagró como técnico.

Mención especial merece su cargo como seleccionador de España, donde disputó la Eurocopa del año 2. 000 y el mundial del 2002, donde España fue eliminada de manera muy polémica, alcanzando el mejor resultado del equipo nacional hasta la fecha en un mundial (5º). Tras esto, Camacho renunció al cargo de seleccionador nacional. Posteriormente dirigiría a la selección China, donde después de una mala racha de resultados fue destituido en 2013.

camacho

 

Genio y figura murciano, que con su coraje y entrega consiguió consagrarse como «el último exponente de la furia española»