Con el final del Verano llega el momento de establecer las rutinas para el resto del año, así pues, con el abono del gimnasio recién estrenado, las masas se aprestan a hacer ejercicio. Desde Apuestas de Murcia queremos proporcionaros una pequeña guía para que sepáis cuales son los deportes que más calorías queman y animaros a que no solo observemos  el deporte desde el lado pasivo, apostando desde el sofá o el salón más cercano. Como siempre se ha dicho, no hay mejor manera de ser experto en una materia que practicándola nosotros mismos.

Vamos con unos pocos datos: En la actualidad más del 30 % de la población española es sedentaria y no practica los 30 minutos diarios de ejercicio físico mínimo recomendado por la OMS. No obstante mucha gente afirma que menos de media hora es como no hacer nada de deporte. ¡Falso! Estudios recientes indican que varios esfuerzos de 10 minutos repartidos durante el día pueden ser tan beneficiosos como una sola sesión. Mucho mejor si puedes dedicar una hora al deporte, pero no te olvides de subir escaleras, caminar, cargar peso o correr detrás del autobús. Todo suma.

La actividad física se considera como una causa fundamental del 30 % de enfermedades del corazón, 21% de diabetes y 21-23 % de cánceres de mama y colon. Por lo que, el hecho de moldear la figura no ha de ser el único que nos empuje a levantarnos del sofá y comenzar a practicar algún tipo de deporte. Proporciona una buena capacidad cardiorrespiratoria, alivia el estrés y la ansiedad, mejora la capacidad intelectual y fortalece los huesos. Hasta aquí lo que más o menos todos conocemos.

 

original

 

Sabemos que el ejercicio contribuye a incrementar el gasto energético y por tanto permite quemar grasa y adelgazar.  Por eso parece lógico pensar que el mero hecho de empezar a hacer ejercicio acabará reflejándose en la báscula con unos kilos de menos… Sin embargo, no siempre ocurre así.

No todo el mundo responde por igual cuando empieza a hacer ejercicio. Es cierto que hay personas que responden muy bien y adelgazan con facilidad sin necesidad de variar sus hábitos alimentarios, pero a muchas otras, por desgracia, no les ocurre lo mismo y no solo no adelgazan sino que incluso engordan.

También es probable que el pasar de unos hábitos sedentarios a una vida más activa aumente el apetito, aunque no a todo el mundo le ocurre así. Otra situación habitual es que la práctica del ejercicio se tome como una excusa para comer mayores cantidades o darse el capricho de ingerir alguna que otra tentación “porque ya he quemado calorías”.  Y lo que suele ocurrir es que se ingieren más calorías que las gastadas durante el ejercicio, tirando por la borda todo el esfuerzo realizado.

Un ejemplo:  Un menú chesseburger de McDonalds contiene 780 calorías (con sus patatas y Coca Cola tamaño mediano). Pues bien, una persona de 75 kilos gasta alrededor de 300 calorías durante una hora de gimnasia; 180 calorías durante una caminata ligera de 30 minutos y, si trota media hora a 7 m/km, el gasto se eleva a 300 calorías. Por tanto, para ingerir el citado menú es necesario realizar las tres actividades deportivas mencionadas y con ello solo se equilibraría lo comido: no se habría gastado ni una sola caloría más de las ingeridas.

 

Tips-para-que-las-mamis-encuentren-tiempo-para-hacer-ejercicio-Photo3

 

 

¿Cuales son los deportes que más calorías queman?

Algunos deportes son más eficaces que otros desde esta perspectiva. Para ello, los deportes que conllevan un trabajo cardiovascular son excelentes. Y pueden combinarse con ejercicios de musculación para tonificar el cuerpo.

– El squash es el deporte que quema más calorías. Se queman unas 900 Kcal a la hora

– Saltar a la comba. Pese a que resulte casi imposible estar practicando este ejercicio durante una hora, si por una casualidad fuéramos capaces de hacerlo quemaríamos unas 725 kcal/h.

– El remo: 625 kcal/h

– El running: de 500 a 1000 kcal/h. Según el ritmo al que lo practiquemos

–  El ciclismo: 600 kcal/h

– El aerobic: 500 kcal/h

– El aquagym: 400 kcal/h

No pain, no gain

Sin dolor no hay resultados, dicen. Aunque depende de tu definición de dolor. Si te refieres a la “quemazón” muscular del esfuerzo o tener agujetas al día siguiente, entonces necesitas dolor. Pero si algo te duele de verdad, es que estás cerca de sufrir una lesión. Escucha a tu cuerpo, pero sobre todo cuídalo, a fin de cuentas te acompañará toda la vida.